El gesto en política

Un gesto es un movimiento del brazo, de la cabeza, del cuerpo, etc. que expresa ciertos pensamientos, ciertos sentimientos, que dan más expresividad al lenguaje… Es lo que más o menos dice el diccionario, y o que el que podría suscribir cualquier manual de oratoria. Los gestos refuerzan las palabras de un discurso, haciéndolas más visibles, más tangibles, más convincentes. Pero la definición de “gesto político” no aparece en el diccionario. Un gesto político seria una escenificación que permite al actor político captar la atención de los medios y de la opinión pública. Por lo tanto, podríamos decir que un gesto político es un movimiento (deliberadamente exagerado, calculado) que fa hace más expresivo (e impactante) el mensaje que un político lanza (a través de los medios) hacia el electorado u otros actores políticos (partidos, candidatos).

Esta semana hemos sido testigos de dos gestos políticos que han protagonizado las tertulias y las conversaciones de los interesados en la política (unos cuantos, no muchos). Pasqual Maragall aumentaba su distanciamiento del PSC mediante una respuesta calculadísima en una entrevista ¡Para el boletín de CiU! Y Jaume Sobrequés abandonaba  el partido socialista i daba su apoyo a Mas, y lo hacía público ahora, en precampaña.

Los dos gestos responden a la definición que acabamos de dar, son impactantes, y no dejan a nadie indiferente. Aunque los hay que querrían una darles otra interpretación a estos hechos, una interpretación banalizadora o incluso caricaturesca de estos gestos que me hace recordar un pasaje en una novela de Milan Kundera. Al principio del libro, el protagonista de La Inmortalidad observa como una mujer mayor olvida por un momento su edad al despedirse de su instructor de natación; mucho más joven que ella, y hace un gesto para despedirse con el encanto y la elegancia propias de una mujer joven y bella. Antelo patético de la escena, el protagonista llega a la conclusión de que “con cierta parte de nuestro ser vivimos fuera del tiempo”. No es el caso que nos ocupa.

Los gestos políticos de Maragall y Sobrequés no obedecen ni a un impulso, ni a un arrebato, ni a una falta de conciencia del lugar o del momento… No obedecen a nada que no sea reflexión, planificación y diseño. E incluso –en este caso- a sinceridad y convencimiento. En el caso contrario, estaríamos hablando de pifia o de error político. Nada de eso. Un gesto político obedece a una elección muy medida del mensaje, del canal, del momento, de la escena, para generar el máximo ruido posible para que los efectos del discurso político contribuyan a cambiar la realidad.

El gesto político no tiene nada que ver con otro tipo de gesto que también se da en política: el gesto para la galería. Ambos tipos de gesto pueden compartir la forma pero divergen en el hecho de que el efecto deseado no es generar ningún cambio sino llenar la agenda mediática con un mensaje esperado y sabido, y por lo tanto, poco atractivo. El gesto para la galería es un gesto vacío (y paradójicamente al mismo tiempo lleno de contenido) que se realiza para evitar su ausencia… Porqué no hacerlo sí representaría un mensaje inesperado y periodísticamente nuevo. Y a todo esto, habría que añadir otra característica del gesto de cara a la galería que es una connotación especial que implica poco convencimiento y / o falta de sinceridad. Por ejemplo, el anuncio de los diputados de ICV i de ERC en el Congreso de Diputados de hacer huelga el próximo día 29 de septiembre.

(publicado originalmente en La Caixa de Música, sección semanal de Xavier Fähndrich en elsingulardigital.cat – catalán)

Tagged with:
 

¿Dónde están los límites? Vivimos tiempos en que cuesta mucho saber dónde están, saber dónde empieza lo que se puede hacer y lo que no ¿Dónde empieza lo que está bien visto y lo que no lo es tanto? La permisividad moral y el relativismo existencial en la que estamos instalados hacen difícil compartir un código de conducta no escrito unánime, y lo que antes funcionaba sin necesidad de normas escritas ahora es objeto de reglamentación, control y sanción. Las limitaciones sociales son cada más prohibiciones explícitas que ahogan la autorregulación de la sociedad y la autonomía personal.

Esta semana ha comenzado la campaña electoral (deberíamos decir precampaña porque oficialmente comenzará el 12 de noviembre) y los líderes de los dos partidos principales -CiU y PSC- han hecho declaraciones a favor de una campaña limpia, sin entrar demasiado en detalles de qué es eso. ¿Qué es una campaña limpia? ¿Existen campañas limpias? ¿Alguien me puede citar un ejemplo? Con o sin ejemplo resulta muy difícil definir el concepto y más aún dónde están los límites de lo que se puede decir y lo que no se puede decir en un debate político. ¿Quién debe definir los límites? ¿Quién debe controlarlos?

Si tuviéramos que definir un cuadrilátero a partir de unos límites aceptados por unanimidad, el campo de juego electoral podría tener las siguientes fronteras. Uno de los límites más claros, y compartido por todos, sería el respeto y la buena educación, sobre todo en cuanto al deseo compartido de echar al insulto del debate electoral. La otra frontera no traspasable es el respeto de las normas electorales. Romperlas es acabar con la convivencia y la democracia. La tercera frontera o límite que compartiríamos todos sería la honestidad, que permitiría un mensaje político libre de demagogia y de mentiras. Y en cuarto lugar, cerraríamos el espacio de debate político con la cordura o sentido común o sentido de la responsabilidad, que definiría la expectativa ciudadana de una auto-contención por parte de los actores políticos.

Pero a pesar de que estas cuatro fronteras puedan ser compartidas por todos (izquierda-derecha, candidatos-electores, etc.), Están supeditadas a sistemas de valores ligeramente diferentes, a percepciones no coincidentes, que convierten estas supuestas líneas rojas en un borrón que difumina los límites, abierto a diferentes a escalas de valor o interpretaciones. Lo que para algunos será una transgresión para otros no lo será. Lo que para unos es una falta de educación, para otros será un desliz… Por lo tanto, pueden haber límites, pero con márgenes más o menos anchos de interpretación.

Hay quien propondría otros límites para asegurar una campaña electoral limpia. Podríamos exigir un debate político con el máximo de racionalidad y objetividad posible. Pero esta exigencia raya la utopía, porque supondría una capacidad de abstracción equivalente en candidatos y electores que hoy por hoy no existe, por no decir que es imposible. ¿Quién es capaz de escuchar, dialogar, juzgar… libre al cien por cien de emociones, de prejuicios o de creencias? No nos engañemos, un discurso político libre de emociones deja de ser un discurso y pasa a ser una tesis doctoral, el estilo, el lenguaje y los argumentos de la que conforman un registro compartido por una minoría de los candidatos y electores, y excluiría a la mayoría.

Hay quien pide una campaña en positivo. Lo que se supone que sería una campaña electoral sin crítica al adversario, sólo basada en la defensa de las ideas y proyectos propios, y con poco margen para establecer comparaciones y contra-argumentos respecto a las ideas y propuestas de los rivales.

No nos engañemos. El discurso político, como el voto, apela por igual a la cordura y al arrojo, a la racionalidad y a las emociones. Por lo tanto, debe existir un espacio para la confrontación de ideas, para la crítica del rival, para la comparación, etc. que juegue tanto con el dato objetivo como con los prejuicios y las debilidades de electores propios y contrarios. Todo dentro de los límites del respeto, de las normas, de la honestidad y del sentido común, antes mencionados. La función del debate electoral es mostrar a quien ha de votar las fortalezas propias y las debilidades del contrario, las ventajas del programa de uno y las desventajas del del contrincante. Y para ello hay que generar controversia para llamar la atención, para generar una reacción, para estimular el receptor…

Veinticuatro horas después de las declaraciones del Sr. Mas y del Sr. Montilla por una confrontación electoral “fair play”, el eurodiputado Ramon Tremosa tildaba el primer secretario del PSC como el candidato que hubiera preferido Franco. La respuesta por parte del PSC no se hizo esperar con diversas declaraciones que censuraban los argumentos empleados por Tremosa, pero que a la vez aprovechaban para calificar los convergentes de niños de papá que no hicieron nada (durante el franquismo). En ambos casos exageran. En ambos casos han tenido que recurrir a imágenes muy impactantes para atraer la atención del electorado. En ambos casos son conscientes de hacer un discurso no racional sino un discurso más emocional. Tremosa es consciente de que Franco no querría al Sr. Montilla para nada. Miquel Iceta sabe que Jordi Pujol estuvo tres años en prisión por luchar contra el franquismo. Diciendo lo que han dicho, ¿son unos mal educados? No ¿Han insultado? No ¿Son deshonestos? No ¿Son irresponsables? No ¿Han roto alguna norma electoral? No ¿Han generado un debate? Si ¿Han conseguido explicar lo que querían? Si. Por lo tanto, están dentro de los límites de una campaña electoral limpia y sus declaraciones son recursos y argumentos propios de la retórica orientados a convencer al electorado.

La “limpieza” de la campaña electoral es difícil de definir y, aún más, de controlar. Depende de sus principales actores, los candidatos y los partidos. Nadie más puede intervenir o controlar. La reprobación del Sr. Mas al eurodiputado Tremosa es una forma de marcar estos límites, pero esta actitud debe ser compartida por todas las partes implicadas. Un desequilibrio en este sentido haría bascular una campaña electoral limpia hacia la vertiente más triste de la política.

(publicado originalmente en La Caixa de Música, sección semanal de Xavier Fähndrich en elsingulardigital.cat – catalán)

Tagged with:
 

Qualitat democràtica

votacio

Ja fa temps que comento a qui vol escoltar-me quan parlo de política (cada cop menys gent) que els partits catalans necessiten canviar el seu funcionament intern i renunciar fermament al monolitisme ideològic i organitzatiu que ara els caracteritza.

És evident que en tots els partits hi ha corrents ideològics i sensibilitats diferents, que estan condemnades a entendre’s per poder establir una estratègia comuna per competir i guanyar els altres partits. És evident que una mala resolució de l’encaix de les diferents sensibilitats afebleix les possibilitats de treballar i aconseguir l’objectiu final comú. I també és evident, que la manca de transparència tant en l’apartat dels discurs polític de cada sensibilitat i sobre la correlació de forces real entre elles, no facilita ni el debat intern ni la participació de l’entorn (simpatitzants, opinió pública). Cal que els partits posin en marxa mecanismes de reconeixement de les diferents sensibilitats internes (amb identitat i nom propis. Per exemple, a CiU, podrien ser les següents: democristians, socialdemòcrates, liberals i sobiranistes. A ERC, no m’atreveixo a posar-hi noms…). Calen formes senzilles i directes d’adscriure’s i participar (per part de militants, simpatitzats, etc.). Calen canals reglats, estructurats i sincers de debat ideològic i estratègic entre sensibilitats (defugint els personalismes). Cal, un cop establerta la correlació de forces, una negociació i un repartiment de rols dins i fora del partit. I sobretot, un acord infrangible per al respecte de les regles del joc intern. Obtindríem així, uns partits més oberts (a una societat cada cop més diversa i complexa que demanda una paleta més àmplia d’opcions i oportunitats), un debat polític més ric (basat en idees, arguments i projectes) i sobretot, sobretot, uns líders polítics molt més potents, ja que haurien de ser bons estrategs, bons integradors i bons oradors. I en cas de no poder-los trobar, aquest nou funcionament intern dels partits els obligaria a crear equips dirigents que cobrissin aquestes tres habilitats… És clar que aquest sistema de funcionament intern dels partits només resoldria una part del problema… Una llei electorals catalana que convertís en circumscripció electoral uninominal per sufragi majoritari les comarques, els districtes de Barcelona i potser les ciutats de més de 100.000 habitants (corregit per un sistema electoral proporcional de llistes amb una circumscripció nacional única)… permetria donar més joc a aquesta simfonia de lideratges partidaris i, en clau partidària i electoral, permetria aprofitar les sensibilitats internes per situar el millor candidat en cada circumscripció i augmentar així les possibilitats de guanyar l’escó en joc. Com sempre, això és un desig, i només és realitzable si es compatit per tothom i hi ha voluntat de dur-lo a terme. Si això pogués ser, estaríem davant un gran aprofundiment i gran avenç del nostre sistema democràtic i de partits.

Duran copia la campanya de Piqué?

imatge de la campanya del PP el 2006

La presentació d’una plataforma de suporta a la candidatura de Josep Antoni Duran i Lleida al Congés de Diputats i la difució d’un manifest amb el títol Manifest Sentit comu per a Catalunya i el discurs que hi dóna suport recorda -més que vagament- la campanya que Josep Piqué va presentar a les darreres eleccions al Parlament de Catalunya (novembre de 2006) amb el lema “(Que guanyi el) Sentit Comú”.

Aquesta coincidència i alguns missatges de precampanya del propi Duran sobre immigració, família, etc. amb algunes coincidències amb les que el PP difonia quasi simultàniament, fa pensar que la campanya de de CiU dirigida des d’UDC tendeix a cercar l’electorat de centre-dreta a Catalunya. Si aquest fos el cas, seria un greu error. És molt difícil disputar l’electorat de centre-dreta al PP en unes eleccions generals. el comprotament històric d’aquest electorat ha estat votar en massa al PP a les eleccions generals i només a CiU a les eleccions catalenes o municipals, i només parcialment. En canvi, els èxits passats de CiU en els anys 80 i 90 van se conseqüència de la seva capacitat de mobilització de l’electorat de centre-esquerra moderat.

Tagged with:
 

L’abstenció: un enemic comú?

campanya del psc

L’ISP-Índex de Satisfacció Política de l’11 de gener elaborat pel Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de la Generalitat de Catalunya, dirigir pel Professor Gabriel Colomé, estima que només el 59,7 % de l’electorat català participarà en les properes eleccions generals. Dit d’una altra manera, el 40,3 % dels electors no pensen anar a votar. Per tant, en aquest inici de campanya electoral l’abstenció es presenta com un enemic comú que cal combatre. Una baixa participació sempre és interpretable com un símptoma de mala qualitat democràtica o almenys és el que l’opinió publicada és el que sempre ens repeteix. Podem estar d’acord. Però, des del punt de vista d’estratègia electoral… és un problema comú? L’abstenció afecta per igual a totes les opcions polítiques? O per al contrari, els ciutadans i ciutadanes de Catalunya que s’estimen més no votar comparteixen un perfil concret més esquerrà o més dretà? L’estudi del CEO, en pot induir a pensar que les persones que manifesten no estar decidits a anar votar tenen un pes relatiu similar dins de l’electorat de cada partit (entre una cinquena i una quarta part).

Però en aquest estudi trobem a faltar la ubicació dins de l’espai electoral definit pels eixos esquerra-dreta / català-espanyol, dels electors que “no van votar” o “no recorden el seu vot”. És molt probable, que si poguéssim fer aquesta segmentació dels electors que es signifiquen menys políticament, veuríem que l’abstenció afecta molt més al PSC que a d’altres partits. L’estratègia de comunicació d’aquest partit mostra que és més conscient és de la necessitat de treure de l’apatia a un important contingent de votants socialistes potencials. Només cal veure l’enorme esforç de comunicació que estan fent per a ells: si tu no vas, ellos vuelven; si tu vas, somos más; etc.

Per el parti dels socialistes no és l’únic que ha de fer aquest esforç. CiU i ERC també tenen franges d’electorat que poden bascular cap a l’abstenció. Els convergets fa temps que cerquen recuperar l’electorat més centrista o més centrat que en els 80 i els 90 els atorgava el milió i escaig de vots. En el cas d’ERC, el vot manllevat a CiU i al PSC -principalment-, que en pocs anys els ha permès situar-se en el mig milió de vots, podria pensar-s’ho dues vegades abans de repetir. A banda, està el vot de càstig que podria provenir des de les pròpies files: Rcat i esquerra independentista.

Rss Feed Tweeter button Linkedin button
Better Tag Cloud