Deixeu-me sol que jo controlo!!!

Cadascú sap del que sap i no hi ha ningú que ho conegui tot. Aquesta màxima portada a la feina ens porta a que quan un bon professional intenta entrar a dominis de coneixement que no els són propis, la qualitat de la feina resultant és més que variable, és el conegut efecte “deixeu-me sol que jo controlo”.

Així ens trobem, per exemple, a fusters excel·lents que són gestors molt dolents, o financers extraordinaris que quan han d’atendre directament als clients el resultat és qüestionable. La situació es torna kafkiana en el moment en que el deixeu-me sol que jo controlo es porta a terme en àrees que tenen incidència directa al potencial comprador. Així, a l’àrea de Tarragona hi ha una empresa constructora/promotora que amb l’objectiu de fer veure que els seus preus són molt baixos, fan servir una lupa per amplificar tant la paraula “PREUS” que pren tanta importància en el cartell que l’efecte que obtenen és absolutament el contrari al que volien obtenir.

Aquesta situació, que és absolutament comprensible en empreses de mida petita en que la gent que hi treballa són one-man band, es torna en ridícula en empreses amb pressupostos de màrqueting estratosfèrics. Així, a l’anunci que McDonald’s ha ubicat als MUPIs i OPIs el missatge és “Dóna’t un caprici… o dos” i després destaca els productes “Capritx Fusion” o “Capritx Original”. Considerant que caprici i capritx són paraules sinònimes, no hagués estat més intel·ligent fer servir una de les dues versions?.

Què creieu és resultat d’un oblit del copy de l’agència de publicitat o ha estat un “deixeu-me sol que jo controlo” de l’àrea de màrqueting de la franquícia?

Ampliació 31-agost-2010. Gràcies a en Xavier Güell, incloc una tercera possibilitat en l’affaire de l’ús de dos versions de la mateixa paraula en un mateix MUPI: l’empresa de publicitat porta la frase a traduir, però no els productes… i com que no té la seu a Catalunya no s’adona de la possibilitat de fer el joc de paraules i perd, per tant, una oportunitat d’augmentar la qualitat de l’impacte.

Tagged with:
 

En general, cuando alguien se plantea abrir un negocio pone parte de su esfuerzo en que la experiencia de cliente en el interior del establecimiento sea lo más placentera posible (y si no es así, como mínimo así quiero creerlo). Por este motivo se presta mucha atención a los detalles globales: el lay-out de los espacios, las luces, la posición de los productos para que sean lo más atractivos posibles, a la circulación en el interior del establecimiento, a la música ambiente, a la temperatura de la tienda (y a la diferencia con el exterior), a la señalética, etc. Todos estos aspectos son importantes sea en grandes o en pequeños establecimientos en cadenas o en un único punto, en franquicias o en enseñas individuales. Además, en los establecimientos individuales o con muy pocos puntos de distribución podemos observar como la personalidad del propietario se muestra en la atención a los pequeños detalles. Ultimamente he tenido la suerte de observar dos de estas  joyas a la atención al detalle en un sitio que, en algún momento o otro, todo el mundo ve: las puertas de los servicios.

En primer lugar en el bar del Santuari del Miracle en Pinòs (Solsonés – Lleida), un restaurante que no está cerca de nada y donde se puede disfrutar de uno de los mejores desayunos que recuerdo (por ese motivo la mayoría de los ciclistas de la zona lo tienen como destino final de sus pedaladas).

En este caso las puertas de los servicios están indicados con una barretina (en el caso de los hombres) y con una manteleta (en el caso de las mujeres). Claramente el propietario quiso destacar su contacto con la catalanidad destacando estos dos elementos.

En segundo lugar está el Bar Triana de Premià de Mar, un pequeño bar en pleno núcleo urbano.

Aquí el propietario aprovechó las figuras “conocidas” de Margaret Thatcher y de Ronald Reagan para indicar el genero en los servicios. Francamente, no creo que en este caso se buscara destacar el carácter especialmente liberal del bar o su compromiso con el eje Atlántico… me inclino a pensar que se utilizaron las figuras de dos personajes relevantes en el momento de colocar la señalética, y nunca más se actualizaron.

En último lugar el caso contrario a los dos anteriores. La nueva imagen de los establecimientos McDonald’s que personalmente no me transmite nada. Además, como dato curioso,  tiene un más que vago recuerdo a Fido-Dido que fué imagen de marca de Sprite – PepsiCo en los años 80.

Una última idea, igual que hace unos años la cadena de restaurantes recogió la bandera de la comida sana con la incorporación de fruta y zumos naturales a su oferta, tengo la sensación que este cambio de imagen hacia la neutralidad no es arbitraria y que en los próximos meses veremos como se incorporan nuevos productos a la carta del restaurante.

Y vosotros qué, creéis que se le presta suficiente atención a los pequeños detalles en los puntos de venta?

Rss Feed Tweeter button Linkedin button
Better Tag Cloud